Twitter
Facebook
youtube
periscope

Nueva era en la locomotora de la infraestructura

Nueva era en la locomotora de la infraestructura

Con el inicio de las licitaciones de las concesiones viales de Cuarta Generación (4G), la rehabilitación de los dos principales corredores férreos y las obras para garantizar la navegabilidad del río Magdalena hasta el interior del país, estamos entrando en una nueva era en el desarrollo de su infraestructura. Y es que el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos aceleró el ritmo de construcción de infraestructura de transporte nacional. Pasamos de ejecutar menos de $2 billones al año, en promedio durante la última década, a $8 billones el año pasado. O sea, 4 veces más. Esto ya se refleja en algunos indicadores clave. Por ejemplo, el año pasado se construyeron 202 kms de dobles calzadas, mientras que en la década pasada solo se construyeron en promedio 60 kms de dobles calzadas al año. La meta de este 2013 es construir 300 kms. Pero este no es el mayor logro de este Gobierno. Lo es el programa de proyectos que está saliendo a licitación y que va a solucionar de forma definitiva el atraso que hemos acumulado por décadas. Los 25 proyectos de concesión vigentes cubren 5.200 kms en todo el país. La Cuarta Generación consiste en 40 proyectos más, con el objetivo de transformar 8.000 kms, incluyendo 1.200 kms de vías actualmente concesionadas, que requieren ampliación o mejoramiento. Así aseguramos que los 12.000 kms más importantes para la economía del país estén en condiciones competitivas. Los proyectos van a tener un periodo constructivo menor al del pasado, como resultado de las inversiones en estudios en la fase de estructuración. Mientras que las concesiones en el pasado se demoraron 10 años en construirse, las concesiones 4G tienen un plazo de construcción de 5 años. Por lo tanto, para el final de esta década se habrán terminado las obras. De los 12.000 kilómetros, tendremos cerca de 3.500 kms de dobles calzadas en los tramos de mayor tráfico, comparados con los 1.100 kms que tenemos actualmente. Los nuevos diseños tienen curvas más amplias y menores pendientes -dos de las características que dificultan y encarecen el rodamiento-, utilizando viaductos y túneles, lo que permitirá que las tracto mulas puedan mantener una velocidad de 80 km/hora en casi todos los trayectos. Las vías serán más seguras, tanto para los vehículos como para los peatones. Los diseños se hicieron pensando en la gente, con variantes en las poblaciones, puentes peatonales y ciclo rutas. El impacto en la economía del país va a ser enorme. El Departamento de Planeación Nacional (DNP) estima que las inversiones en la construcción de las concesiones de cuarta generación van a tener un impacto marginal de 1,5% del PIB en los años 2015-2019. Si el país iba a crecer al 4,5% al año, lo podrá hacer en la segunda mitad de esta década al 6%. El impacto en el empleo va a ser igualmente importante. DNP estima que se generarán entre 180.000 y 450.000 empleos durante el periodo de construcción. Los beneficios en el largo plazo van a ser aún mayores. En promedio, los tiempos de viaje por estas carreteras se van a reducir entre el 25% y 30%, mientras que los costos de transporte caerán entre 15% y 20%. Según el DNP, el crecimiento potencial de la economía en el largo plazo aumentará de 4,6% a 5,3%. El río Magdalena será determinante en la economía El río Magdalena y el ferrocarril fueron determinantes en el desarrollo económico del país en los primeros 150 años de nuestra historia. Son los corredores arteriales lógicos para unir las regiones costeras con el interior. El del valle del Magdalena, de La Dorada en Caldas, hasta Chiriguaná, en el César, y de Belencito, en Boyacá hasta Bogotá, esperamos adjudicar estos contratos en los próximos días.

Fecha de Publicación: 
02/11/2015
Categoria: 
Año publicacion: 
2015
Mes publicacion: 
11
-A A +A