Lo sentimos es necesario habilitar javascript para ver este sitio

‘A MI TRABAJO LE DEBO MI CASA Y EL SUSTENTO DE MI FAMILIA’: JORGE BARRIOS, INSPECTOR VIAL EN PUERTA DE HIERRO-CRUZ DEL VISO

‘A MI TRABAJO LE DEBO MI CASA Y EL SUSTENTO DE MI FAMILIA’: JORGE BARRIOS, INSPECTOR VIAL EN PUERTA DE HIERRO-CRUZ DEL VISO
  • El proyecto Puerta de Hierro-Palmar de Varela y Carreto-Cruz del Viso beneficia a los municipios Puerta de Hierro, El Piñal y Ovejas (Sucre); el Carmen de Bolívar, San Jacinto, San Juan Nepomuceno, Carreto, San Cayetano, Malagana, Cruz del Viso y Calamar (Bolívar); Suan, Campo de la Cruz, Bohórquez, Puerto Giraldo, Santa Rita, Ponedera y Palmar de Valera (Atlántico).
  • Conozca la historia de Jorge Barrios, uno de los 1.100 trabajadores de este corredor.

Carmen de Bolívar, 26 de julio de 2020 (@ANI_Colombia) El 9 de noviembre de 2015 marcó un antes y un después en la vida de Jorge Barrios Salazar. Ese día, este carmero, de 33 años, recibió la que sería una de las mejores noticias de su vida: bienvenido al proyecto Puerta de Hierro-Palmar de Varela y Carreto-Cruz del Viso.

Desde entonces, este corredor de 198 kilómetros de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), que tiene a su cargo la Sociedad Concesionaria Vial Montes de María, es su segundo hogar. Asegura que su trabajo de los últimos cinco años le ha brindado grandes oportunidades de crecimiento personal y profesional.

“Desde que entré he recibido una lluvia de bendiciones. Además del sustento para mi familia, este trabajo me ha permitido mejorar mi calidad de vida. Me dieron un subsidio para comprar mi casa, donde hoy vivo con mis tres hijos y mi señora”, cuenta emocionado Jorge, a quien sus amigos y familiares le dicen ‘Juancho’.

Es el quinto de seis hijos y desde los 12 años ha demostrado su amor al trabajo. Él y su hermano Oscar salían cada mañana a vender los buñuelos de maíz verde, papas rellenas y empanadas, que preparaba con mucho esmero su mamá, doña Graciela. En la tarde, asistían sin falta a clase. Esa fue su rutina hasta los 16 años, cuando entró a trabajar en un taller de metalistería, donde le pagaban 50 pesos por cada silla que limpiaba. Su meta era 100 diarias, es decir 5000 pesos. Luego aprendió a pintar y ganó la titular, lo que le mejoró sus ingresos.

A los 19 años, a ‘Juancho’ le llegó su primera bendición, María Fernanda, por quien, con más esfuerzo, comenzó a trabajar y por quien también pensó en dejar sus estudios para dedicarse de lleno a camellar. Sin embargo, sus maestros y amigos lograron convencerlo de regresar a las aulas y llevarse el título de bachiller del Técnico Industrial Juan Federico Holman.

Al graduarse de bachiller técnico en mecánica, se enroló como infante de Marina para servirle al país en la región de los Montes de María y ver la posibilidad de seguir en la milicia. Sin embargo, al terminar su servicio militar decidió volver con su familia e hizo un curso de manejo de redes de gas natural en el Sena, que solo pondría en práctica tiempo después. Trabajó en el taller de metalistería de uno sus hermanos, donde estuvo hasta noviembre de 2015.

Llamada inolvidable

Jorge recuerda que estaba feliz por la celebración de su cumpleaños número 29, pero la llamada del concesionario Montes de María, para notificarlo de su nuevo empleo, lo hizo inolvidable. Entró a la empresa como auxiliar de inspección, donde se encargaba de señalización y control de tráfico. En este oficio, que califica como uno de los más importantes, no duró mucho, pues sus jefes vieron su interés por aprender y empezaron a soltarle responsabilidades adicionales como reemplazos de los conductores.

Por esta destreza al volante, lo ascendieron a operador de carrotaller, cargo en el que sus clientes directos eran los usuarios del corredor: varados, pinchados y perdidos, en especial los transportadores de carga. “Soy de los que ponen amor y esmero en lo que hacen. Me llena de satisfacción y me siento totalmente agradecido con mi trabajo, más aún cuando los usuarios de la vía nos llaman ángeles de la vía”, asegura este amante de la carne guisada y el mote de queso.

Hace un año Jorge alcanzó una nueva promoción en la empresa: inspector vial, cargo en el que verifica que el corredor esté en buenas condiciones y cuenta un equipo de ocho personas, carrotaller, ambulancia y grúas.

“En la región mucha gente que se ha beneficiado con la construcción de corredor, pues han conseguido empleos y los restaurantes y hoteles han recibido más clientes. Cuando hay empleo, mejora la calidad de vida de la gente”, asegura ‘Juancho’.

Actualmente, en la ejecución de las obras de este corredor se tienen 1.100 empleos activos, en los municipios de Carreto y Calamar, en Bolívar; y Suan, Campo de la Cruz, Bohórquez, Puerto Giraldo, Santa Rita, Ponedera y Palmar de Valera, en el Atlántico.

“Con el desarrollo de proyectos como Puerta de Hierro-Palmar de Varela y Carreto-Cruz del Viso brindamos más y mejores oportunidades para los habitantes de esta región. Generamos empleo y mejoramos la calidad de vida de personas como Jorge Barrios, quien ha hecho realidad sus sueños y le ha dado estabilidad a su familia. Trabajamos para conectar vidas y llevar más equidad”, aseguró la Ministra de Transporte Ángela María Orozco.

Sobre el proyecto

El proyecto Puerta de Hierro-Palmar de Varela y Carreto-Cruz del Viso, que tiene un avance de 76,43%, contempla el mejoramiento, operación y mantenimiento de 198 kilómetros de vía.

Este corredor incluye tres unidades funcionales en las que se destaca la construcción de una variante de 5,2 km en el municipio de El Carmen de Bolívar.

A la fecha, la unidad funcional 2, que corresponde al tramo Carmen de Bolívar-Carreto-Cruz del Viso, tiene un avance del 94,39% y la UF1 registra un porcentaje de ejecución del 36,15%.

Autor: 
Oficina asesora de comunicaciones
Fecha de Publicación: 
26/07/2020
Año publicacion: 
2020
Mes publicacion: 
07
LO NUEVO